Diário "Esa Extraña Pareja"

Convide a um amigo a visitar este site
 
 
31-05-2002 Etapa 6 Viana - Navarrete
Jaime Figueras e José Mari
Empiezo a caminar algo más tarde que los días anteriores. Mientras tomo una panorámica de Viana, me adelanta un peregrino de aspecto francés y lo saludo.
Al reanudar la marcha veo que anda a buen paso y me dedico a seguirlo ya que por su andar parece que conoce la ruta.

En un momento dado aprecio que no se ven flechas por lo que supongo que nos hemos desviado. Aprovecho que el que me precede se ha parado y lo alcanzo preguntándole en francés si vamos bien. El duda pero al ver un payés algo más lejos sugiere que le preguntemos. Añadiré que toda la conversación se tiene en lengua gala.

Cuando llegamos hasta el campesino y antes de poderle interrogar yo para facilitarle el idioma, se me adelanta el compañero y con el mejor acento de la capital de España, le hace la pregunta de rigor.

Así es como conozco a Fernando el de Madrid, con el que iré coincidiendo a lo largo del Camino incluso tras el encuentro con Jose Mari.

Efectivamente nos hemos equivocado y desandamos un trecho para recuperar las flechas amarillas.

Mientras caminamos Fernando me explica que como nosotros hizo el Camino en el 2000 y este año repite, habiendo salido desde Somport. Me cuenta que empezó con su esposa pero ésta decide que él anda despacio y se adelanta por su cuenta.
En estos momentos no sabe donde está pero supone que le debe de llevar ya una o dos etapas de ventaja.

Esta es la primera anécdota de Fernando. Habrán muchas más ya que habla por los codos. De todas formas a pesar de ser un "palizas" es una persona agradable y sobre todo respira simpatía.
De él aprendo el uso de Vics-vapo-rub para untar los pies antes de iniciar la marcha y así prevenir las ampollas. Quiero añadir que al menos en mi caso, el sistema funciona. Lástima de no haberlo conocido antes.
En algún albergue comprobaré que otros peregrinos usan también el producto.
La publicidad boca-oreja es de uso frecuente en el Camino.

Llegados a la entrada de Logroño y ya en tierras de Rioja nos detenemos en el feudo de Felisa y ahí aprovecho, con la excusa de llamar a Marta por el móvil, para deshacerme de momento de Fernando y regresar a mi soledad.

Este motivo me lleva a quedarme junto a Felisa y después de mi llamada, entablar conversación con ella. No sé en estos momentos que estoy hablando por última vez con este especial personaje, uno de los principales del Camino actual, ya que en octubre y por Internet me enteraré de su fallecimiento.

Creo que no puedo seguir adelante en mi narración sin hacer un pequeño resumen de Felisa como personal homenaje a su persona y su actividad peregrina.

Felisa, a la que ya conocimos en el 2000 y que aparece en casi todas las guías del Camino, vive en una vetusta casita junto a éste, a la entrada de Logroño y antes de pasar el río Ebro.

Desde hace 26 años, ahora tiene 94!!, viene atendiendo a los peregrinos que pasan frente a su casa y lleva su estadística particular que la asociación de Logroño ha hecho suya.

Además de artículos peregrinos y el sello correspondiente, Felisa ofrece a todo caminante: Amor, Agua e Higos (éstos últimos claro está, en temporada y directamente del árbol que la cobija frente a su casa).

Todo esto me lo explica personalmente Felisa con una simpatía especial y yo para corresponder le compro la concha de peregrino que luego entregaré a Javier en Astorga.

Aunque parece que su hija a tomado el relevo, el paso por su casa no podrá ser el mismo ya que Felisa es un personaje irrepetible.

Confío que Felisa desde el Cielo siga velando por sus peregrinos y me despido de ella mientras escribo estas líneas diciendo:

FELISA: ¡Que tengas un buen Camino Celestial! Dale un abrazo a Santiago de nuestra parte!. ¡ULTREIA!

De nuevo en marcha. Antes de cruzar el Ebro decido nuevamente variar mis planes, seguir el consejo de Fernando e ir a pernoctar a Navarrete cuyo albergue parece que está entre los mejores del Camino.

Me pongo en contacto telefónico con Esperanza, colaboradora profesional durante algunos años y que casó con un riojano viviendo actualmente en Logroño. Le comunico mis cambios y quedamos que vendrán a cenar conmigo a Navarrete.

Sigo mi camino y atravieso el Ebro y Logroño de punta a punta sin mayor novedad. Creo que mi decisión de improvisar las etapas me produce satisfacción así como la de no parar en capitales importantes, con lo que mi Camino de este año es más rural.

Llego pues a Navarrete cuando aún no han abierto el albergue por lo que se establece conversación con los peregrinos que también esperan y que mayoritariamente son extranjeros.

El amigo Fernando que se me ha anticipado ha tomado la dirección del coloquio y deleita al respetable con sus historias de veterano del Camino.

El albergue coincide con las expectativas y está francamente bien.

Tarde con lluvia que aprovecho para asistir a la Santa Misa junto con otros peregrinos.

El día finaliza con la agradable cena de tapas en compañía de Esperanza, Isidro y Pablo, su hijo de dos años, que no conocía. Recordamos tiempos pasados profesionales y su boda en Santo Domingo de la Calzada a la que Marta y yo fuimos invitados. Por cierto que a pesar de ser el de más edad y tener la obligación de invitar, a la hora de pagar descubrí que Isidro se me había adelantado. Desde estas líneas de nuevo muchas gracias por la invitación y la botella de exquisito aceite de oliva del Ampurdán aunque este durará poco pues será consumido en la cena comunitaria de Grañón.

 
Enviado por Jaime Figueras.
 
Parte integrante do site Caminho de Santiago de Compostela - O Portal Peregrino
Copyright  1996-2003