Diário "Esa Extraña Pareja"

Convide a um amigo a visitar este site
 
 
Día 22. Barbadelo - Portomarín
Jaime Figueras e José Mari
Mañana fresca y soleada. Desayunamos en la cocina comedor una excelente tortilla a la francesa. La etapa transcurre por un sinfín de caminos, pistas, carreteritas locales y corredoiras umbrías y misteriosas en las que las flechas amarillas son mas imprescindibles que nunca. Se suceden las pequeñas aldeas destartaladas y desiertas en un continuo subir y bajar colinas, los característicos toboganes gallegos.

Pasado Peruscallo una corredoira que sirve de desagüe de un arroyo me obliga a echar pie a tierra. Empiezan a verse los típicos hórreos rectangulares de paredes de madera. ¡ Mas Galicia imposible ¡. Me paro a tomar notas al borde de un campo recién segado y viene a saludarme, muy simpática, la perrita del tractorista. A la salida de Brea paso por el mojón del kilómetro 100. Ya en campo abierto empiezo el descenso al valle del Miño.

Llego al puente sobre el embalse de Portomarín y me quedo a esperar a Jaime. Portomarín es un pueblo reconstruido en los años sesenta para sustituir al original que se deshace bajo las aguas del embalse. Afortunadamente, la imponente iglesia - fortaleza de San Nicolás de los monjes-caballeros de la Orden de San Juan se desmontó piedra a piedra y se reedificó en la plaza mayor del pueblo nuevo.

La hospitalera suplente me ve apoyado en la pared del refugio esperando la hora de los ciclistas y con un guiño de complicidad me dice que me instale en el anexo pero que no comente que voy en bici. Comemos con Valero e Isabel en un restaurante de la plaza. Van mucho a Barcelona pues tienen una hija casada con un catalán de El Prat. Valero nos confiesa que se siente muy deprimido porque ve que se le va acabando el Camino.

Tarde calurosa. Cena "espartana" a base de raciones de tortilla y pulpo y la ya inevitable tarta de Santiago al orujo blanco. Me ha tocado una litera en medio de los chicos de un colegio de Alicante en viaje de fin de curso. A las cinco de la mañana se levantan en masa con el follón consiguiente.

 
Enviado por Jaime Figueras.
 
Parte integrante do site Caminho de Santiago de Compostela - O Portal Peregrino
Copyright  1996-2003