Diário "Esa Extraña Pareja"

Convide a um amigo a visitar este site
 
 
Día 20. O Cebreiro - Triacastela
Jaime Figueras e José Mari
A las siete de la mañana nos asomamos a la ventana. ¡ Maldición ¡ la niebla sigue ahí. A las ocho intentamos desayunar en la Venta Celta pero está cerrada. Irene se ha dormido, la queimada acabó muy tarde.

Después de desayunar tostadas con queso y miel emprendemos el descenso. Al poco rato el sol empieza a pasar entre la niebla que se va deshaciendo y cuando llegamos al Alto de San Roque ya luce esplendoroso. Fotos de rigor en el monumento al peregrino, una enorme estatua en bronce llena de fuerza y determinación. El paisaje es magnífico.

A partir de aquí tomo el andadero que me lleva hasta el Alto do Poio donde me quedo a esperar a Jaime tomando el sol en la terraza de un mesón. Llega un autocar de turistas acompañado de un furgón lleno de bicis de paseo. Se dedican a subir en autocar a los puertos para bajarlos en bici y así de puerto en puerto. Por suerte, con estas bicis no pueden ir por los andaderos.

El día es glorioso. Empiezo el descenso hacia Triacastela por corredoiras sombrías que atraviesan pequeñas aldeas de piedra en las que es difícil ver a alguien. Domina el bosque de roble (carballo). Paso a Ana que como de costumbre lleva el anorak puesto. Parece frágil pero siempre llega sin problemas.

Espero a Jaime a la entrada de Triacastela y nos tomamos una sidra muy refrescante. De los tres castillos que le dieron nombre no quedan ni las ruinas. Las crónicas medievales cuentan como llegaban hasta aquí los "comerciales" de los posaderos de Santiago quienes, haciéndose los encontradizos, recomendaban a los peregrinos sus establecimientos, donde luego se les timaba y estafaba. Comemos en el restaurante "El Río" en las mesas de la calle bajo sombrillas. Menestra de verduras y cordero asado. Regular. El albergue Aiztenea lo lleva un vasco, de orientación sexual diferente de la nuestra, que colecciona casullas y las expone en el salón comedor. Los dormitorios son correctos sin mas pero los servicios excelentes.

Por la tarde en la iglesia parroquial hay "Celebración del Peregrino" con la participación lectora de peregrinos extranjeros. Bajo los últimos rayos de sol cenamos frugalmente en el jardín a la entrada del albergue.

 
Enviado por Jaime Figueras.
 
Parte integrante do site Caminho de Santiago de Compostela - O Portal Peregrino
Copyright  1996-2003