Notícias Peregrinas

Convide a um amigo a visitar este site
 
 
Homenaje a los Brasileños en el dia de Santiago
Por Pablo Arribas Briones
De la Asociación de
Amigos del camino de Santiago


Cuando mi hijo mayor, tras una legua de años en Brasil, regresó a Burgos para sentar la cabeza, me trajo la 87º edición de un libro presumiendo bien seria de mi agrado."O Diário de Um Mago", el libro prodigioso de un escritor brasileño, Paulo Coelho, que estaba ayudando a hacer realidad los sueños de muchos, y precisamente en la antigua senda de peregrinación a Santiago en España.

En el prefacio del libro una excelente presentadora,Claudia Castillo Branco, en la última línea de su primer párrafo nos revela la clave: "Todos os caminho sáo mágicos se nos levam aos nossos sonhos". Miles de brasileños han entendido que el camino de la peregrinación a Santiago de Compostela es el más mágico de los camino y a él se han venido haciendo un esfuerzo econômico solo superable por el de la fe en sus posibilidades renovadoras.

La atracción por el Camino de Santiago ha iso en aumento hasta tal punto que -aparte dos españoles - no nos extrañaria nada que en cualquier momento pasase a ser Brasil, del segundo a tercer lugar que ahora ocupa, a ser el primer pais del mundo en aportar peregrinos a la calzada santiaguesa.

¿Y todo esto por un libro? Si; sin gênero de duda. El libro de Paulo Coelho ha sido el desencadenante, el que ha dado salida a la portentosa imaginación brasileña, preparada para la peregrinación por otro libro "O Alquimista", del mismo autor, que es la história de un rapaz llamdo Santiago crgada de ensueños, alegria del espíritu y lecciones que todos pueden aplicar a la peregrinación de nuestras vidas y al trabajo cotidiano.

Los brasileños han ido dejando muestras de su admiración por el camino francês en España desde San Jean Pied d´Port hasta Finisterre, con una naturalidad y una poesia que llega a sobrecoger. En la reevista ¨HITO¨de la Asociación de Amigos del Camino en Burgos se reseñan algunas de las reflexiones que han plasmado en el libro del albergue de El Parral, donde ha ejercido durante ocho meses, como amable y bondosa hospitalera,Maria Perpetuo Socorro Assis (¨Maria¨) del Minas Gerais.El recuerdo por el buen hacer de esta hospitalera,voluntaria e intenerante en el Camino de Santiago en España, ha sido tan positivo que en la Asociación burgalesa suspiramos( y no encuentro otro término más apropriado)por su retorno.El Camino y Burgos tendrán siempre una deuda con MARIA, porque hay finezas del alma en la atención a los que caminan, y muy en particular en su acogida, que son impagables.

El "Jato", ese albergador fantástico desde su recuesto en Villafranca del Bierzo, sabe lo que es tener gratia et amore itineris, más de un mozancón carionca tirando de pico y pala en las obras de su albergue.

Hombres y mujeres con un fuerte sentido de la vida, a su manera, y en proporción similar, se han venido a España para vivir la experiencia mágica de la peregrinación. A uno de estos brasileños, reincidente por cierto y por tercera vez en la peregrinación, le pergunté en el albergue del Jato, si el Camino de Santiago era tan mágico como decia Paulo Coelho y,sin dudarlo, me respondió, que era tres veces más mágico de lo que decia.

El libro del autor del Diário de Um Mago ( en la traducción española ¨El Peregrino de Compostela¨) ha tenido una acogida excepcional en Brasil donde la figura de Santiago no está ni mucho menos a la altura de la de un San Francisco de Asis, llevado por los italianos, presente desde en la vida oficial ( cuadros,murales,estatuas, etc, incluso en las comisarias de policia), hasta en los más ínfimos tenderetes de recuerdos, ni como la de San Antonio de Padua, patrón de Lisboa,acercada por los portugueses.Los gallegos,y obvio es dicirlo, también emigraron al Brasil, pero opor razones que extrañan a los estudiosos del tema, la actividad de los célebres centros gallegos en toda América, en Brasil ha sido en extremo discreta.

Si hoy el nombre de Santiago y más aun el de su camino es conocido en toda la extensión de este país en el que caben diecisiete Españas, se debe a Paulo Coelho. Yo hice la prueba hace dos años de entrar en una librería de Recife preguntando por libros del camino de Santiago y me mostraron cuatro. Se me olvidaba decir que fui a visitar a mis consuegros (mi hijo junto con el libro se trajo una encantadora brasileña que, además de hacerme abuelo, prepara magníficas caipirinhas)y que, por ello, he tenido la oportunidad de comprender el hecho de la devoción u hasta el entusiasmo de aquel singular pais por nuestro Camino.

Todo aquello que nos han contado sobre el carácter sincrético de las manisfestaciones del espiritualismo brasileño, lo del espiritísmo, la unión de lo profano con lo sagrado, el candomblé y la umbanda, y hasta el Bumba-meu-boi. Todo esto es muy cierto, lo único que no nos habáin contato es que para ellos, incluida la gran mayoria de católicos, es lo más natural del mundo.Esta mezcolanza es para los brasileños igual a las de las razas: algo normal.Y con ello tiene que contar hasta la Santa Madre Iglesia.

Lo anterior bien que demuestra conocendo mi tocayo: Sobre un ininterrumpido fondo de espiritualidad, ha escrito con una sencillez y claridad pasmosas; combinando temas fantásticos -como si fueran lo más corriente - con cosas pequeñas y cercanas y recuerdos constantes. Tiene una idea recurrente en O Diário de UM Mago:¨El Camino de Santiago es el camino de las cosas comunes, la propria vida, lo dije miles de veces, la sabiduria tiene valor solamente si puede ayudar al hombre a vencer algún obstáculos¨.El "Bom Combate", otro de sus temas recurrentes, es la lucha por la vida, junto con los sueños que la caminata por la calzada jacobea, con los ejercicios de meditación que aconseja, puede contribuir a hacer realidad.

Lo anterior lo conocen muy bien los brasileños que pasan con su bordón, sin hacer ruido, cariñosos,ayudadores y con un comportamiento ejemplar, por la antaño piadosa senda.Ellos, gente con un alto sentido de la espiritualidad y buen nivel econômico (los pobres aún no han podido acercarse), son también los propagandistas en toda América Latina de nuestra senda de peregrinación. América nunca ha estado tan cerca de Santiago y de España como ahora. El avispado y caro amigo don Manuel Fraga, ya se antecipó a conceder a Paulo Coelho la Medalla de Oro de Galícia.

La iglesia creo debe aprender del fenómeno de la peregrinación brasileña y hasta de su sueño; sin preocupaciones mayores ni prejuicios apologéticos. Los mensajes que han dejado en las lojas de entrada a nuestro hospital de San Nicolás, de los italianos, en Itero del Castillo están impregnados de su peculiar espiritualidad. Milena Salgado de Carvalho dice:¨Para el peregrino es importante sentir el camino.Caminar un poco sola, desapegada… Sentir libertad en el corazón, pues a cada paso se abre un mundo nuevo…olvidar las penas,¨respeitar o corpo¨(cuidar el cuerpo), pues es a su través que la mente va a obrar¨.

Bruno Matos deja un mensaje místico y algo enigmático: ´El Camino es solo amor, mas en la andadura cada cual no es su cada cual¨.

Otro piadoso romero brasileño,tras el inmediato recuerdo de la empinada cuesta de Mostelares a la salida de castrojeriz, comienza: ¨Oje subi montana com Deus ao lado…Y el mismo brasileño que habia preguntado por el horario de misas dejó escrito: ¨Espero que continuen el maravilloso trabajo que tienen hecho y que los antiguos espíritus del camino os estén auxilinado siempre¨.Pues que estos y el Señor Santiago os escuchen.
 
Enviado por Acacio da Paz
 
Parte integrante do site Caminho de Santiago de Compostela - O Portal Peregrino
Copyright  1996-2003